.

Primera lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios (15,12-20):
Si anunciamos que Cristo resucitó de entre los muertos, ¿cómo es que dice alguno de vosotros que lo muertos no resucitan? Si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y, si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación carece de sentido y vuestra fe lo mismo. Además, como testigos de Dios, resultamos unos embusteros, porque en nuestro testimonio le atribuimos falsamente haber resucitado a Cristo, cosa que no ha hecho, si es verdad que los muertos no resucitan. Porque, si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y, si Cristo no ha resucitado, vuestra fe no tiene sentido, seguís con vuestros pecados; y los que murieron con Cristo se han perdido. Si nuestra esperanza en Cristo acaba con esta vida, somos los hombres más desgraciados. ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos: el primero de todos.
Palabra de Dios

Salmo

Sal 16,1.6-7.8.15
R/.
Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor
Señor, escucha mi apelación,
atiende a mis clamores,
presta oído a mi súplica,
que en mis labios no hay engaño. R/.
Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío;
inclina el oído y escucha mis palabras.
Muestra las maravillas de tu misericordia,
tú que salvas de los adversarios
a quien se refugia a tu derecha. R/.
Guárdame como a las niñas de tus ojos,
a la sombra de tus alas escóndeme.
Pero yo con mi apelación vengo a tu presencia,
y al despertar me saciaré de tu semblante. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (8,1-3):
En aquel tiempo, Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio del reino de Dios; lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que él había curado de malos espíritus y enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, intendente de Herodes; Susana y otras muchas que le ayudaban con sus bienes.
Palabra del Señor


Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor 



EUCARISTÍA DE INICIO DE CURSO


MONICIÓN DE ENTRADA

Un año más, Señor, nos reunimos para celebrar el inicio de un nuevo curso y qué mejor manera que como siempre hacemos los cristianos: compartiendo la Eucaristía juntos.

Este año, bajo el lema "Sal fuera y sonríe", se nos invita a llevar la alegría allí donde estemos a tenerte más presente en nuestro día a día.

Que, como María y Madre Petra, sepamos decirte siempre Sí cuando encontremos alguna dificultad a lo largo de nuestro camino.



PETICIONES

- Señor, te pedimos por la Iglesia, por el Papa y sus ministros, por todos los fieles que la formamos, para que seamos testigos del amor incondicional que de TI recibimos: ROGUEMOS AL SEÑOR

- Señor, te pedimos por todos los que sufren las injusticias del mundo; para que en estos tiempos difíciles seamos luz y calor de los que más lo necesitan: ROGUEMOS AL SEÑOR

- Por los gobernantes, para que en su tarea no olviden poner a las personas por encima de los intereses materiales y que sepan guiar las naciones respetando los derechos humanos: ROGUEMOS AL SEÑOR

- Por todos los difuntos, para que les recordemos con alegría y les sigamos teniendo presentes en nuestras vidas. ROGUEMOS AL SEÑOR

- Por toda la Comunidad Educativa, para que nuestra actitud en todo sea de sencillez y humildad y sepamos ponernos en el lugar de los que sufren, para que nuestro corazón sea compasivo y capaz de perdonar. ROGUEMOS AL SEÑOR


OFERTORIO

- Señor, te presentamos estas velas,como ellas queremos alumbrar, dar luz.

- Señor, es esta Eucaristía de comienzo de curso, te ofrecemos estas libretas en blanco y estos libros nuevos, que representan todo el trabajo y todolo que nos queda por aprender y por compartir con nuestros compañeros.

- Señor, te ofrecemos este calendario del curso, para que no nos cansemos de dar lo mejor de nosotros mismos cada día del año, allí donde estemos.

- Te ofrecemos Señor, el pan y el vino; junto a ellos, nuestras ganas de hacerte presente en nestras acciones y en nuestro caminar a lo largo del curso.

ACCIÓN DE GRACIAS

La Eucaristía es siempre acción de gracias. Por eso hoy queremos agradecer al Señor la oportunidad de estar de nuevo aquí, de poder continuar con nuestra formación y de reencontrarnos con nuestros compañeros y amigos, sabiendo que contamos con el apoyo de las Madres y profesores.

Gracias por este tiempo de descanso,en el que hemos podido compartir más tiempo con nuestras familias. Gracias porque hemos venido con las "pilas cargadas" para un nuevo curso, con mucha ilusión y proyectos.

Gracias por todas laspersonas que pones a nuestro lado,que nos van guiando y acompañando.

Gracias, Señor, por todas las cosas que nos regalas y que tantas otras personas no pueden disfrutar. Haz que seamos conscientes de la suerte que tenemos y sepamos aprovecharlas con responsabilidad y agradecimiento.

GRACIAS, SEÑOR


CANTOS

ROSARIO MISIONERO

ROSARIO MISIONERO

Nos reunimos hoy para orar, con el instrumento más conocido por todos los cristianos: El Rosario. Hoy y junto a María, la madre Buena que quiere que todos nos sintamos hijos de un mismo Padre: Dios pedimos por toda la Iglesia, por los misioneros y para que se extienda el Reino de Dios sobre la tierra y en los corazones de todos los hombres.
El Rosario Misionero lo representamos con 5 colores distribuidos así:
Primer misterio: color verde. La Resurrección del Señor
(Mt 28, 5-6)
"El Ángel se dirigió a las mujeres y les dijo: Vosotras no temáis, pues sé que buscáis a Jesús, el Crucificado; no está aquí, ha resucitado, como lo había dicho. Venid, ved el lugar donde estaba. Y ahora id en seguida a decir a sus discípulos: Ha resucitado de entre los muertos"

En esta decena rezamos por la iglesia de África, para que una vez evangelizada, se convierta en evangelizadora. Pedimos a María por tantos hermanos como sufren por la pobreza, las guerras y las persecuciones religiosas.


Segundo misterio color rojo. 2- La Ascensión
(Lc 24, 50-51; Mc 16, 20)
Jesús los sacó hasta cerca de Betania y, alzando sus manos, los bendijo. Y sucedió que, mientras los bendecía se separó de ellos y fue llevado al cielo." Después "salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban."


En esta decena rezamos, por la iglesia en América; el continente de la esperanza; pero también el continente más destrozado por las guerrillas, por la droga, que seamos como María; Misioneros de Cristo y salgamos a evangelizar sin miedo.



Tercer misterio color blanco La Venida del Espíritu Santo en Pentecostés
(Hch 1, 14; 2, 1-4)
"Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos. (...) Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido (...) que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse"

En esta decena rezamos por la iglesia en Europa; para que se realice la unidad en un solo Señor; una sola fe y un solo bautismo. Europa, nuestra Europa, continente que ya no busca a Dios. Vivimos sin esperanza, sin trabajo, sin ilusión. Europa que cierra sus fronteras a los que huyen de la muerte. María, ayúdanos a descubrir a Dios a través de todas las situaciones de la vida. Que sepamos devolver la esperanza a nuestro continente herido por el desamor.




Cuarto misterio color azul. La Asunción de la Virgen Santísima
(Ct 2, 10-11, 14)
"¡Levántate, amada mía, hermosa mía, y vente! Porque, mira, ha pasado ya el invierno, han cesado las lluvias y se han ido. (...) Muéstrame tu semblante, déjame oír tu voz; porque tu voz es dulce, y bello tu semblante."En esta decena, rezamos por Oceanía; para que los habitantes de las islas; ingresen a la iglesia y adquieran el espíritu misionero. Para que abran su corazón al mensaje del Reino y sean apóstoles y profetas en ese mundo. Oceanía en muchas ocasiones la vemos tocada por los terremotos, los huracanes, los tifones. Madre de la Esperanza toca los corazones de los hombres.


Quinto misterio color amarillo La Coronación de la Virgen Santísima como Reina de Cielos y Tierra.
(Sal. 45, 14-15; Ap 11, 19;12, 1)
"Toda espléndida, la hija del rey, va adentro, con vestidos en oro recamados; con sus brocados es llevada ante el rey." Y "una gran señal apareció en el cielo; una mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza."


En esta última decena rezamos por todos los que viven en Asia.; para que todo el continente; donde vive más de la mitad de la humanidad; se abra a la fe. Para que los misioneros sean escuchados


PADRE NUESTRO
Jesús nos enseñó a rezar: (Mateo 6, 5-15)

-Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
-Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
No nos dejes caer en tentación,
y líbranos del mal.
Amen

AVE MARIA ( 10 veces)

-Dios te salve María,
llena eres de gracia
El Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

-Santa María Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte,
Amén.

-Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo
-Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.